viernes, 1 de abril de 2016

Psicoterapia y Meditación: el "desenmascaramiento del ego" y la expansión de la consciencia




Esta entrada de blog es el resultado de la pregunta que me ha hecho Roberto Aguado en Facebook


¿Es el desenmascaramiento del ego condición necesaria para la expansión de la conciencia? 


Mi respuesta ha sido: 


Si por desenmascaramiento del ego te refieres a hacernos conscientes e integrar sus diferentes aspectos, pienso que sí, que es necesaria si queremos que esta expansión de la conciencia ocurra de forma que sea psicológicamente saludable.

Ese proceso de expansión de la conciencia implica la trascendencia de nuestro ego, de nuestro yo mental en una identidad más amplia y profunda. Favorecer esta trascendencia es la esencia del trabajo meditativo. Y cuando se trasciende de forma sana, lo trascendido es integrado en una totalidad mayor, los distintos aspectos del ego serían incluidos en esa identidad más profunda y transformados al ser incluidos en ella. Pero cuando transcendemos algo de lo que no somos conscientes, algo que tenemos disociado, que está en nuestra sombra, lo que conseguimos es redoblar esa disociación. La esencia del trabajo psicológico o psicoterapéutico es hacernos conscientes de lo que tenemos en la sombra, integrar lo que hemos disociado en nuestro desarrollo psicológico. 
Por eso cuando se realiza un trabajo espiritual, meditativo, sin acompañarlo de un trabajo psicológico existe el peligro de que mientras estamos accediendo a nuestro yo real nuestro pequeño yo se vuelva cada vez más disociado, neurótico e inauténtico, pues existe la posibilidad de trascender sin integrar lo trascendido, sino disociándolo.
Este hecho es cada vez más comprendido por los maestros espirituales modernos, y por ello cada vez están surgiendo más revisiones actualizadas de las antiguas tradiciones espirituales que integran este trabajo psicoterapéutico sin perder nada de su profundidad espiritual. Un ejemplo de ello es el proceso Big Mind que ha creado el maestro Zen Genpo Roshi y que yo he estudiado con él. No sólo permite acceder más facil y establemente a estados meditativos profundos en los que trascendemos nuestro pequeño yo, además permite trabajar para integrar los diferentes aspectos del yo, de forma que esa trascendencia pueda darse de forma psicológicamente más saludable.